Adi Shankaracharya

El gran sabio del advaita vedanta

Adi Shankaracharya: el “primer” maestro importante

El principal acharya (maestro o preceptor) del advaita vedanta, Shankaracharya (788-820 d.C.) fue un gran erudito y místico hindú que propició el mayor resurgimiento del advaita vedanta en la filosofía y espiritualidad de la India. Las contribuciones de Adi Shankaracharya (adi significa «el primero») al pensamiento advaita y al hinduismo en general son cruciales. En su corta vida, él fue el único responsable de que un país que era casi completamente budista volviera a ser casi completamente hindú. Revivió el monismo en la India y brindó una comprensión profunda de la existencia.

El poder del desprendimiento y el discernimiento

Shankaracharya escribió múltiples comentarios sobre los sutras y shastras (las Upanishads, por ejemplo) y ganó muchos discípulos a través del poder de debate espiritual. Su lección más importante constituye que la razón y el filosofar abstractos por sí solos no conducen al moksha (la liberación). Él afirmaba que un devoto podía realizar su Ser interior únicamente a través del desprendimiento y el amor guiado por el viveka (el discernimiento).

La filosofía que Shankara propuso fue poderosa y capitalizó años de un latente entendimiento monista y místico de la existencia. Propuso que si bien el Universo fenoménico, nuestra conciencia y nuestro ser físico ciertamente se experimentan, no son la Verdadera Realidad. Con esto, no quiso negar la existencia material, sino más bien la identificación de nuestra Verdadera Naturaleza con estructuras efímeras, como el cuerpo, la psique y la mente.

La Verdad Suprema es Brahman

Shankaracharya consideró que la Verdad Suprema es Brahman: la base divina que es más allá del tiempo, el espacio y la causalidad. Si bien Brahman constituye la causa eficiente y material del Cosmos, el propio Brahman no se encuentra limitado por la proyección de Sí Mismo y trasciende todos los opuestos binarios o dualidades, especialmente los aspectos individualizados como la forma y el ser, ya que es incomprensible para la mente humana. Trascender la mente supone el camino para reconocer el atman (nuestra esencia suprema). Esta perenne afirmación se le atribuye a Shankaracharya: «Únicamente Brahman es real, el mundo es apariencia, el Ser no es más que Brahman.«

La verdad suprema de acuerdo al advaita es la Realidad no dual de Brahman, en la que el atman y Brahman se encuentran absolutamente unidos. Fue Shankaracharya quien le dio su nombre al advaita e intentó activamente difundir sus ideas. Él sistematizó sus concepciones del no dualismo y su práctica en una secuencia de obras como el Viveka Chudamani («La joya suprema del discernimiento») y los Brahma Bhashyas (comentarios sobre el Brahmasutra).

Bhakti no dual

También es bien conocido por presentar un sistema de bhakti (devoción desprendida) con una filosofía no dual, y por componer varios bhajans (cantos devocionales) que pueden acercarnos a la realización. Algunos de sus bhajans más conocidos son Bhaja Govindam, Sundaryalahari y Sivanandalahari.

Seguidores posteriores del vedanta debatieron si la realidad de Brahman era saguna (con atributos) o nirguna (sin atributos). La difusión de actitudes devocionales tiene sus raíces en la creencia de saguna Brahman. Sin embargo, es importante mencionar que el advaita vedanta nunca negó al saguna Brahman. Shankaracharya recomendó la adoración de Dios en diferentes formas. Compuso numerosas obras reprobando la inutilidad del intelecto y pidiendo que la verdadera intuición del Corazón se encuentre en el amor al Señor.