Los pancha kosha

Los cinco cuerpos

“Tira la cáscara y toma el grano; ¡no seas de los que ignoran los rasgos, pero que rasgan el velo!”
–Abd al-Karim al-Jill

Todas las principales tradiciones espirituales avalan la creencia de que el cuerpo físico no es el único vehículo en el que la conciencia puede expresarse o en el que el Espíritu o el Ser (el atman) se manifiesta. De esta manera, la mayoría de las escuelas de Yoga posclásico y vedanta aceptan la doctrina de los pancha kosha («los cinco cuerpos»; en sánscrito, kosha significa «vaina» o «envoltura»), que se introdujo por primera vez en la antigua Taittiriya Upanishad (2:7).

Los nombres de todos los cuerpos contienen la palabra maya. En este contexto, maya significa «hecho por» o «compuesto de». Esta composición apunta a la naturaleza ilusoria y contingente del cuerpo físico, el cuerpo etérico o cualquiera de los otros koshas. En la filosofía yóguica, «contingente» significa» no tener la causa en sí mismo, relativo», ya que todas estas «envolturas» están presentes sólo por el atman, el núcleo real y la causa de nuestro ser.

Cada uno de los pancha kosha puede verse como una obstrucción a la luz pura del Ser trascendental. Sin embargo, no es el propio kosha el que crea la separación «aparente» de nuestro Ser Divino, sino nuestra identificación con él. Al identificarnos con estas diferentes capas de nuestro ser, olvidamos quiénes somos en esencia. Todos los koshas son parte de la manifestación del verdadero Ser.

En la Taittiriya Upanishad se hace referencia a los siguientes cuerpos (koshas):

1. El kosha annamaya: “la envoltura compuesta de comida”

Esta “envoltura” es el cuerpo físico. Constituye la menos sutil de las cinco capas que obstruyen la libertad del Ser Supremo. Conduce al jiva (el alma individual) a identificarse con el cuerpo físico. 

2. El kosha pranamaya: “la envoltura compuesta de fuerza vital”

El kosha pranamaya, la segunda de las cinco capas que obstruyen la libertad del Ser Supremo, conforma el cuerpo etérico. Conduce al jiva a identificarse con el cuerpo etérico. 

3. El kosha manomaya: “la envoltura compuesta de la mente” 

El tercer cuerpo es conocido como el cuerpo astral y conduce al jiva a identificarse con el cuerpo astral. 

4. El kosha vijnanamaya: “la envoltura compuesta de sabiduría”

El kosha vijnanamaya, “la envoltura compuesta de conocimiento intelectual y entendimiento” es el cuarto cuerpo. Esta envoltura conduce al jiva a identificarse con la buddhi (el intelecto). Siempre que tomamos conciencia de nosotros mismos como seres racionales capaces de discernimiento y juicio intelectuales, estamos usando el kosha vijnanamaya.

5. El kosha anandamaya: “la envoltura compuesta de dicha”

El kosha anandamaya es el cuerpo causal. Constituye la quinta de las cinco capas que obstruyen la libertad del Ser Supremo. Conduce al jiva a identificarse con el cuerpo causal. En la Taittiriya Upanishad, el kosha anandamaya se equipara con la propia Realidad trascendental, aunque escuelas posteriores consideran que todavía conforma un fino velo alrededor del Ser.

Es importante mencionar que el modelo de los cinco cuerpos no es aceptado en el Yoga clásico. Sin embargo, incluso allí, se postula la existencia de un cuerpo suprafísico compuesto de materia-energía más sutil que el cuerpo material. Si bien en el Yogasutra no se menciona ese cuerpo directamente, se encuentra implícito, por ejemplo, en la noción de que existen maestros de Yoga altamente evolucionados que se han fusionado con el fundamento mismo de la naturaleza.