Siempre estás en unión con el Todo

Publicación del blog

Compartir publicación

Share on pinterest
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Por Simona Trandafir

 

Cuando sientes que no es el aire lo que te mantiene con vida y te asfixias por falta del fuego que te eleva, que te vuelve real; cuando ya no quieres ser un muñeco sin ojos, sin mente, sin corazón…

Cuando el asombro, previamente aplastado por la inconsciencia, grita incesantemente en ti…

Cuando existe un glorioso llamado más allá del horizonte, más allá del sueño, del olvido, de la indiferencia, del desamor…

Cuando ya no puedes vivir contigo misma/o porque simplemente no sabes quién eres más allá de estas ropas…

Cuando surge el estremecimiento de una emoción no expresada, imposible de ignorar o de olvidar…

Cuando empiezas a amar las piedras del camino porque en ellas se ocultan las estrellas del firmamento…

Cuando lágrimas de tormenta emocional iluminan tus ojos para despertarte a lo sagrado…

Entonces todo está listo para levantar las alas, para no permanecer más en la oscuridad, ni siquiera por un momento…

Lo que se abre a las almas, encendidas de esta manera por el anhelo, está verdaderamente más allá de cualquier pensamiento o imaginación. Es esa Existencia inefable e inmutable que trasciende todos los estados de conciencia conocidos. Más allá de cualquier atributo, en sánscrito se denomina tat sat , “Lo que Es”. Cualquier otra cosa, el mundo interior y el exterior, las constelaciones y los universos sutiles son solo un destello de tat sat.

Al meditar… te acoge un abrazo interminable, silencioso y vibrante. En ti, la vida se despliega como tu individualidad, el mundo, las estrellas… y te apetece acariciar las constelaciones que ahora habitan en ti…

Tu cuerpo es toda la Creación… el más mínimo movimiento de tu ser físico reverbera en todas las gloriosas manifestaciones de tat sat como ondas de energía luminosa. En armonía…

La felicidad ya no es algo buscado o incomprendido. Lo sientes en todas las células de este cuerpo cósmico. Es la propia sustancia que te creó. Tu respiración es el maremoto que da vida a nuevos reinos que crecen y florecen en ti sin cesar. Y tu luz es la Luz del Comienzo que nunca se extinguió.

Cuando regresas de la meditación a este mundo… todavía lo sientes: una emanación consciente de tu corazón. De esta manera, siempre estás presente y en unión con el Todo… incluso al hablar o relacionarte con las personas, nada se perdió. Y es así para todos.

 

–Simona es profesora veterana de Hridaya y cofundadora del Centro de yoga y meditación Kamala en Rumania.

Deja una respuesta

Última publicación
Más publicaciones
Síguenos en Instagram