¿Por qué sus cursos y talleres de Yoga y meditación son tan económicos?

Muchas personas a menudo nos hacen esta pregunta al comparar nuestros precios con los de otros centros de retiros. La razón principal por la que mantenemos nuestros precios bajos es porque nuestras enseñanzas se arraigan en la filosofía yóguica tradicional, según la cual hemos de llevar una vida simple, respetar aparigraha, la no avaricia. Tanto los estudiantes como los maestros, aprendemos a vivir en el espíritu del Yoga, de una manera natural, decente y sin pretensiones.

Si bien los aspectos materiales no se ignoran, no son nuestro enfoque principal. Cuando nos liberamos de la obsesión por las ganancias materiales, el amor y la libertad de nuestro ser emerge naturalmente y florece.

Otra razón por la que podemos ofrecer precios tan razonables es que muchos estudiantes y maestros apoyan a la comunidad con su inspiración y dones naturales trabajando en diferentes actividades de karma yoga (servicio desinteresado).

También confiamos en que la vida en sí misma es una oferta generosa y abundante cuando aprendemos a honrar y recibir los dones de la existencia.

Si bien ofrecemos cursos “baratos”, consideramos que la perfección espiritual que somos en esencia también ha de reflejarse en un alto estándar de calidad en nuestras enseñanzas y servicios: no hay nada “barato” en lo que ofrecemos.

¿Por qué no ofrecen los cursos exclusivamente convidando a donar?

Si bien esta opción no está excluida en principio, queremos garantizar la fluidez de nuestras operaciones administrativas, un salario fijo para nuestros empleados y honrar nuestras otras responsabilidades financieras (alquiler, etc.). En ocasiones, algunas personas ofrecen cursos convidando a donar porque son conscientes de que aquello que ofrecen no cumplen con un determinado estándar, asumen que las personas donan de acuerdo con el propio grado de satisfacción. De esta manera, se evitan las quejas: se obtiene lo que se paga. En Hridaya, estamos plenamente conscientes de la calidad de las enseñanzas que ofrecemos y asumimos total responsabilidad por ellas.

Por otro lado, consideramos que cualquier ser humano con una auténtica aspiración espiritual debería poder aprender meditación y Yoga, sin importar cuál sea su condición financiera. Por esta razón, ofrecemos becas y siempre estamos dispuestos a apoyar a los estudiantes que realmente necesitan ayuda.

Manteniendo la intención pura de ofrecer y recibir desde el Corazón,
La Fundación Hridaya Yoga