El Paraíso Secreto de la Meditación en México

El Paraíso Secreto de la Meditación en México

Por Laura Samper G.

Después de dejar mi país, cambiar de trabajo, perder a mi madre y renunciar a un sinfín de deseos que creí me harían feliz, emprendí la búsqueda hacia mi misma. Fue tan poderosa la intención de mi corazón, que en un retiro de silencio encontré la oportunidad de empezar de nuevo.

De a dentro hacia a fuera

Meditación en MéxicoLa primera vez que vine a Mazunte recuerdo haber sentido que mi cabeza pesaba un poco menos. –Debe de ser el cambio de altura, pensé, mientras avanzábamos en el taxi bajando por una pequeña colina rodeada de algunas palapas y un verde intenso.

Venía de la Ciudad de México sin saber mucho de la costa oaxaqueña. Sólo tenía presente que quedaba en el Pacífico, al suroeste del país. Recordé entonces el oleaje imponente de este océano cuando vivía en Colombia.

A pesar de la ligereza propia de cuando se llega a la playa, el lugar se abría ante mi corazón, más allá de mis ojos. Sentí por un momento como si nos fundiéramos en un abrazo profundo, del cual saldría completamente transformada.

Leyendo las señales

mazunteAntes de llegar a Mazunte, había realizado una ligera investigación sobre el lugar. La página de Hridaya Yoga Center me había facilitado las coordenadas para llegar al primer día del Módulo 1, pero no sabía nada sobre hacia dónde –geográficamente- me dirigía.

Como muchos, estaba en la búsqueda de un lugar que me permitiera oírme sin interrupciones. Al poco tiempo encontré un artículo de Lonely Planet, en el que el centro y la zona son catalogados como uno de los 10 mejores lugares del mundo para estar en silencio.
¡Qué divina coincidencia! ¿O mejor debería de decir señal?

Con entusiasmo pregunté a mis amigos si conocían esta parte de México. Quedé sorprendida al enterarme de que la mayoría de mexicanos no sabe nada sobre la costa pacífica, como si se tratara de un país secreto. “-¿Mazunte? ¿Dónde queda ese lugar?”

¿Por qué la meditación en México?

En las noches se oye la voz del mar como un mantra que retumba en los huesos. La luna llena asciende imponente como una diosa de agua en el horizonte oscuro. En cada atardecer y cada amanecer se dibuja una gama de naranja, rosa, azul y blanco que sirve de lienzo para las nubes, que parecen pinceladas trazadas por el viento.

El centro está ubicado justo en la cima de la colina. Desde la terraza se puede apreciar el mar desde lejos… Como he aprendido a observar los pensamientos, desde la distancia. La quietud del lugar es tal que se siente que allí mismo está ubicado el Corazón Espiritual, el corazón de la Tierra. Parece como si la naturaleza latiera con él al mismo tiempo, en un ritmo misterioso que seduce con su andar hasta al más tímido.

No hay otra opción que abrirse y dejar entrar al cielo en medio del pecho. A veces, los ojos sólo se quieren cerrar para meditar porque no pueden dejar de apreciar la belleza a su alrededor. Hridaya, Mazunte, la colina, todo parece conspirar para que lo inesperado suceda.

Perderse para encontrarse

mazunte-sunset-hridaya-yogaMe resultó inevitable no desnudarme de mis corazas y mi armadura. La vibración del ambiente era una invitación constante a ser yo misma, sin ninguna censura. Escuchar las olas a lo lejos mientras meditaba fue una hermosa manera de dejar ir los pensamientos.

Me di cuenta de que estaba absorta en mi cabeza, era su rehén sin saberlo. Había dejado mi estilo de vida para no mirar atrás. Me había entregado a lo desconocido para encontrarme, para verme en mi totalidad.

De pronto todo empezó a encajar. Lo que había sucedido antes de llegar al centro era lo que de hecho me había guiado hasta él. La inspiración volvió a mí al escuchar las enseñanzas. Me sorprende cómo todos mis sentimientos e intuiciones de pronto cobraron vida a través de la voz de mis profesores, de la práctica de Hatha Yoga y de la meditación.

Sentí que había regresado a casa porque había encontrado de nuevo el camino hacia mi propio corazón. Y para mí, ésa constituye la transformación más profunda. Nos pasamos la vida huyendo del dolor y del sufrimiento, corriendo tras del placer y la satisfacción, cuando al final se trata de quedarse quieto y permitir que pasen a través de nosotros.

El abrazo de la Tierra

Lo que sucede con Mazunte trasciende cualquier magia. Más allá de ser un pueblo turístico, lleno de colores, de calles empedradas que recuerdan épocas pasadas, acogedores cafés vegetarianos, restaurantes, además de centros de bienestar, delfines y tortugas, su misticismo purifica.

A pesar de que en otros lugares en los que he estado el mar siempre logra serenarme, en Mazunte sus aguas me hablan a través de una energía que conecta con lugares desconocidos dentro de mí. Mas allá de su exuberancia, la naturaleza vive a través de mis sentidos.


Mexican-Flowers

El lugar en sí mismo es una meditación en movimiento. Sólo hace falta sentarse a apreciarlo con el corazón abierto, para que aquello que deba ser revelado florezca con la luz intensa de sus mañanas. Dicen los lugareños que toda el área fue en algún momento un lugar sagrado, propio del mundo azteca.

Lo es, no lo dudo. México significa en lengua náhuatl “ombligo de la luna”, una forma de aludir al centro del universo, el epicentro de energía vital. No hay otra explicación para la fuerza de sus mareas, sus tormentas y su inquebrantable silencio.

Hace seis meses que vivo en Mazunte. Cualquiera diría que es evidente, pues quién no quisiera vivir en la playa. Hoy, les doy una razón más: México, y en especial Mazunte, me han impulsado a descubrir el amor en mí misma, más allá del ego.

Ésta es la tierra donde el espíritu trasciende y el corazón despierta. Mazunte todo lo magnifica y todo lo potencia. No hay que ir muy lejos para encontrar la devoción que se experimenta en lugares como India o Tailandia. Aquí en Latinoamérica tenemos nuestro propio centro de consagración espiritual y se llama México.

Hridaya Yoga Center en Mazunte, México, ofrecerá un Retiro Hridaya de Meditación en Silencio de 3 Días.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *