the Language Of Beauty

El lenguaje de la Belleza

El filósofo cínico griego Diógenes solía llevar consigo un farolillo a plena luz del día, en busca de un ser humano honesto. No lo hacía porque fuera un personaje raro o extraño, sino, esencialmente, porque estaba solo. Se trataba de una invitación sutil a ver de otro modo, desde la luz de la Conciencia, de la Belleza…
Tal vez tú, como muchas otras personas, consideren esta temporada como el momento más hermoso del año: un momento para la celebración, los regalos, la alegría.
Pero, mira detenidamente. La naturaleza siempre ha tenido un lenguaje secreto de celebración: el lenguaje de la Belleza. La Belleza existe en todo momento y en todo lugar. A través de su lente, el mundo se revela, no como una realidad externa y separada, sino como el regalo más preciado. Cada momento de belleza es un atisbo de conciencia que constituye una invitación sagrada al reconocimiento y a la celebración.

Ve aquello que está en el ojo y en el corazón de quien mira

El sentido de belleza es en sí mismo un auto-reflejo. El dicho “la belleza está en los ojos de quien mira” no se refiere únicamente a la subjetividad de nuestras percepciones. Significa que la percepción de la belleza es un acto totalmente consciente, que requiere un órgano de percepción adecuado. Dicho órgano es un Corazón Abierto.
Con este entendimiento, ya no permaneces meramente como un observador pasivo de aquello que consideras “hermoso”, sino que comienzas a recrear el mundo, descubriendo su naturaleza nirvánica. Desde el Corazón, proyectas tu sentido inherente de belleza sobre el mundo. De este modo, reconoces la Belleza inmanente de tu ser, una belleza que en última instancia se expresa a través de todas tus acciones.

El creador anónimo perfecto

La creación artística perfecta debería ser tan arquetípica, tan transparente y transpersonal que pareciera una obra de arte anónima, en la que el artista se ha tornado uno con su creación.
En este misterio de la Belleza, la sacralidad de la materia (que parece ser una condición externa) y la perfección del alma (la condición interna) se revelan. Se trata simultáneamente de una sensación primordial y de una inspiración liberada de la mente racional.

“Cuando tú y el objeto se han tornado uno, cuando te has zambullido lo suficientemente profundo dentro del objeto como para percibir algo similar a una luz oculta que destella allá, tu poesía surge por sí misma”, dijo el gran maestro y artista Zen Matsuo Basho.

La Eternidad mirándose a sí misma-Tú

La Belleza es simultáneamente la causa y la consecuencia de nuestra reconexión con el Corazón. Cuando se superan los velos del miedo y las proyecciones distorsionadas del ego, la luz interior ilumina el alma como Belleza. En el asombro, se te quita la respiración. Detienes los ritmos de la temporalidad cuando el aura de la Belleza irradia Eternidad. Como escribió Kahlil Gibran: “La belleza es la eternidad contemplándose a sí misma en el espejo. Pero tú eres la eternidad y tú eres el espejo”.

Transfiguración-Viendo la Realidad

La transfiguración no es una proyección imaginaria sobre los demás, sino la manera real de ver…
La Belleza te pone en contacto con algo más que tú mismo: lo trascendental. “Mi corazón se ha convertido en cera, se derrite dentro de mí” (Psalmo 22:14).
El cuerpo y las formas ascienden a una condición más elevada y se implican en un acto noble. Este proceso se ve complementado por el descenso de la luz del espíritu a través de las venas para mostrarte cuán orgánicamente le perteneces a la Belleza. Los yogis lo denominaron sama rasa: ‘misma esencia’ o ‘un sabor’.
El Universo no está obligado a ser hermoso; sin embargo, es hermoso, lo cual constituye un misterio en sí mismo. La Belleza Esencial reside más allá de las palabras; la única razón para hablar de ella sería apuntar a ese asombro interno, una condición transfigurativa que te transforma.
¿Cómo puedes honrar la belleza que revela la naturaleza? Rumi nos ofrece una pista: “Deja que la belleza que amamos sea aquello que hacemos. Hay un sinfín de formas de arrodillarse y besar la tierra”.
Aprender a ver la belleza, a contemplar la belleza es lo que te hace totalmente humano, totalmente vivo, totalmente lo que estás llamado a ser…

Eye and Vision of God

El ojo y la visión de Dios

Al contemplar la belleza, aprendes a ver en y desde el Ojo de Dios, el Ojo del Corazón.
¿Por qué buscar la belleza? Porque al buscar la belleza te buscas a ti mismo. Aquello que hagas, desees, vivas o pienses a través de la belleza, en última instancia, te devuelve a ti mismo. Puede suceder con la fuerza extática de una tormenta, con gran confianza o con evasivas, con simplicidad o con sofisticación, con gracia o con pesadumbre, con deleite o con vacilación… Pero, finalmente, llega, y nadie te podrá detener. La Belleza es la mirada de Dios a Su creación. Esto simplemente significa que la Belleza es un abrazo completamente consciente a la Vida. Como dijo Meister Eckhart: “El ojo desde el que veo a Dios es el mismo ojo desde el que Dios me ve a mí; mi ojo y el ojo de Dios son un solo y único ojo, una sola visión, un solo conocimiento, un solo amor.”

El alma no podría percibir la belleza sin tornarse ella misma bella. La Belleza original y trascendental es la fuerza inextinguible de la belleza parcial del mundo formal, visible. La aspiración por la Divinidad se expresa de muchas formas, entre las cuales se encuentra Eros (Amor).

El cambio de las formas al Ser

Confucio dijo: “Todo tiene su belleza, pero no todos la ven”. A primera vista, el Universo parece estar habitado solamente por una multitud de formas. Pero, en realidad, no son sólo las formas las que le otorgan significado a la vida. Todo el mundo es hermoso cuando está presente. Si la presencia no se reduce a una mera forma, o a “otro”, revela la belleza de la unicidad y la trascendencia.

El esplendor como un poder supremo

Santo Tomás de Aquino dijo: “La belleza es el esplendor de la Verdad” (veritatis splendor). El sentido de sacralidad no emerge sólo al encontrar la verdad (entendida como valor moral), sino también al encontrar su belleza, la belleza de la existencia, es decir, algo cuyo esplendor enigmático asombra, maravilla, abruma.
La Belleza es el poder fascinante que brinda Perfección. En la tradición tántrica hindú se celebra como la Maha Vidya (la Gran Sabiduría) Tripura Sundari.

Sat Chit Ananda

La Belleza es Vida, es sat (Existencia) en su expresión más pura. Dado que trasciende la mente y el mundo de la dualidad, es al tiempo ímpetu y silencio, temblor y descanso, búsqueda y encuentro, la suave brisa y la tormenta feroz. En su esencia, la Belleza es ilimitada, ya que irradia desde chit, la Conciencia Pura del Corazón. E induce al gozo porque ananda (Gozo Supremo) es su naturaleza secreta.
La Belleza como forma oculta lo inefable, pero la Belleza como esencia lo revela. ¿Cuál es su velo? Una fascinación y asombro constantes frente a la Perfección Absoluta.
En la tradición hindú, El Último a menudo se concebía como la trinidad mística: Satyam (Verdad), Shivam, (la Bondad, lo Divino), and Sundaram (Belleza).

La Belleza es una llamada eterna

¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva,
tarde te amé! Y tú estabas dentro de mí y yo afuera,
y así por de fuera te buscaba; y, deforme como era,
me lanzaba sobre estas cosas que tú creaste.
Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo.
Reteníanme lejos de ti aquellas cosas que,
si no estuviesen en ti, no existirían.
Me llamaste y clamaste, y quebraste mi sordera;
brillante y resplandeciente, y curaste mi ceguera;
exhalaste tu perfume, y lo aspiré, y ahora te anhelo;
gusté de ti, y ahora siento hambre y sed de ti;
me tocaste, y deseo con ansia la paz que procede de ti.
~ San Agustín de Hipona

Por Sahajananda

1 comentario
  1. Ana Dice:

    Muy interesante este post me tiene enamorada, logrando tener mi atención y querer leer mi hi más, me gusta su punto de vista hacia este tema de la belleza y su lenguaje

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *