Dosha

Las tres disposiciones del cuerpo

Los doshas: las energías básicas en el cuerpo 

Los doshas son los humores biológicos o energías psicofisiológicas descritas en el Ayurveda. Existen tres doshas y juntos orquestan todas las actividades que ocurren dentro de nosotros. Los doshas se denominan vata, pitta y kapha, y cada uno se divide en cinco subdoshas. Cada dosha lo conforma principalmente una combinación de dos de los cinco bhutas (elementos).

El dosha vata 

El dosha vata se compone de los elementos akasha (éter) y vayu (aire). La Charaka Samhita (el texto ayurvédico más venerado) define el dosha vata como: seco, áspero, fresco, sin peso, muy pequeño, siempre en movimiento y sin límites.

Las personas con más vata en su constitución tienden a ser delgadas y tener cuerpos delgados, articulaciones prominentes, piel delicada que es naturalmente seca y cabello seco y voluminoso. “Agilidad” y “vivacidad” son palabras que caracterizan sus pensamientos, su habla y sus acciones. Son muy amables, suelen caminar sin gravidez y son de risa ligera. Las personas vata tienen el sueño ligero y les atraen los ambientes cálidos. Les gusta el cambio y su movilidad es constante. La creatividad y el entusiasmo son características de un vata equilibrado. Cambio y movilidad son palabras clave para las personas vata.

El dosha pitta 

El dosha pitta se compone de los elementos agni (fuego) y apas (agua). La Charaka Samhita define el dosha pitta como: caliente, un poco grasoso, de sabor fuerte, ardiente, líquido, ácido, siempre fluyendo de una manera ilimitada, acre y adusto. El pitta contiene fuego, pero también contiene agua. Es la fuente de la llama, pero no la llama en sí.

Las personas con más pitta en su constitución tienden a ser de proporciones medias, con estructuras que no son ni pequeñas ni gruesas, de piel cálida, muy clara o rojiza que puede ser sensible, de cabello fino que tiende al encanecimiento o adelgazamiento prematuro. «Agudeza» y «determinación» son palabras que definen sus pensamientos, habla y acciones. Tienen una forma de caminar decidida y una intensidad en la voz. Tienen el sueño moderado y les atraen los ambientes más fríos. La confianza en uno mismo y el espíritu emprendedor son los sellos distintivos del pitta en equilibrio. La ambición es una palabra clave para las personas pitta.

El dosha kapha

El dosha kapha se compone de los elementos apas (agua) y prithivi (tierra). Las personas con más kapha en su constitución suelen tener proporciones más grandes, con estructuras robustas, articulaciones acolchadas, piel gruesa y suave que puede tender a lo graso y cabello grueso y ondulado. «Estabilidad» y «tranquilidad» son palabras que definen sus mentes, habla y acciones. Son tranquilos y solidarios en las relaciones, suelen caminar con firmeza y muestran serenidad en sus sonrisas. Tienen el sueño largo y pesado y se sienten incómodos en ambientes fríos y húmedos. Su disposición calmada y dulce es característica del kapha en equilibrio. La lealtad es la palabra clave para las personas kapha.